Posted by on May 5, 2015 in Generalidades | 0 comments

Lidia se pasó el último trimestre de embarazo sentada sobre sus pies. No hubo forma de que se diera la vuelta, así que nos ganamos una cesárea y dos click de cadera. Esta foto se hizo justo antes de salir del hospital. ¿Porteo responsable para el portador?… pues no.

En mi defensa diré que fue un antojo de madre puerpera, quería que mi hija saliera en un fular del hospital. Solo fueron diez minutos, para sacar unas fotos y bajar de la habitación al coche. Pero sudé tinta china para hacer el canguro (otro antojo porque llevaba una bandolera en la maleta). No escuché a mi cuerpo, que me decía claramente que, después de una cirugía mayor, no era el momento.

Cuando hablamos de seguridad y responsabilidad en relación al porteo, muchas veces nos olvidamos  pensar en el cuerpo del porteador.

Llevar a un bebé encima supone un peso adicional, una carga que nuestro cuerpo tiene que soportar. Como para los bebés es muy importante el contacto, hay que buscar la forma de llevarlos de la mejor manera posible. Así, un buen portabebé ergonómico nos da la posibilidad de repartir el peso, de colocarlo muy pegado a nuestro cuerpo. Resumiendo, nos permite que ese impacto negativo sea menor.

Intentemos minimizar aun más ese impacto, teniendo en cuenta los siguientes puntos:

  • Escucha siempre a tu cuerpo, si él te dice no, hazle caso.
  • Cuando porteamos desde el principio, nos acostumbramos poco a poco a la subida de peso del bebé. Si empezamos cuando nuestro pequeño tiene unos meses, mejor empezar gradualmente, así vamos cogiendo en tono muscular adecuado sin resentirnos.
  • Si acabas de pasar por un parto o una cesárea, se necesita un tiempo de recuperación. Para cuidar la  zona del suelo pélvico, siempre mejor una bandolera o un nudo canguro sin atar a la cintura, que por ejemplo, una mochila o un anudado delante en cruz envuelta ya que hacen que la zona aguante más peso.
  • Si vas a portear durante muchas horas, es conveniente que varíes el nudo o el lugar donde llevas al niño (delante, a la espalda, a la cadera).
  • Algunas veces pensamos que un nudo no nos va, pero simplemente cambiando el acabado, el nudo se vuelve más confortable para nosotros. Lo explica muy bien Mercedes Granda cuando nos explica en su blog www.misaquitomagico.es, el “Acabado Saquito Mágico”.
  • Nos va a venir muy bien practicar estiramientos, yoga o ejercicios como la natación, que contrarrestren esa presión adicional que supone el porteo.

Portear nos facilita mucho la crianza, y ese contacto tan necesario. Pero hay que portear pensando en nuestro cuerpo, así que cosas como esta…

Porteo-responsable-para-el-porteador-2

… niña de dos años con mochila de juguetes de playa, mochila, bolsa playera con toallas, ropa, merienda … Ah!! y niña de cinco meses en la barriga… solo cuando sea absolutamente imprescindible.

 

 

 

Comentarios:

comentarios

CompartePrint this pageEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedIn